martes, 3 de febrero de 2009

Jes (el regreso) en "Mira quien escribe ahora (?)"

Mi buena amiga Jes (otrora dueña de un gran blog hoy en la ignominia censurado por vaya a saber que fuerza maligna) decidió volver al mundo blog sólo por un minuto y escribió esta crónica imperdible sobre una escritora muy particular: C*mbi*.
Mi única pregunta al respecto es: ¿estamos locos los argentinos? ¿Ehh?.
Con Ustedes, los artistas.

DOS


Lo confieso: sucumbí.
Ayer a la tarde M me pasó a buscar por mi casa y fuimos a "Unicenter a ver libros", un plan que no será una maravilla de prometedor pero que no estaba tan mal para un domingo a la tarde y que terminó resultando mejor de lo que parecía.
Llegamos al mencionado shopping y caminamos hasta la librería Yenny. Decidimos entrar después de ver la vidriera, indignarnos con algunos precios expuestos y sorprendernos o maravillarnos con algunos títulos. Lo que determinó la entrada al lugar fue crucial: M me dijo "entremos por favor a ver el libro de esa Cumbio que me intriga lo que puede haber escrito"
Zas! me leyó la mente. Hace meses -desde que se editó esa porquería- que estoy queriendo hacer eso: entrar a una librería-hipermercado y chusmear de qué se trata lo que escribió esa chica (si es que ella lo escribió realmente) así que esta era mi oportunidad. Entramos y revisamos las primeras mesas. Yo me perdí en una especie de album de vida de Da Vinci y me olvidé de Cumbio. No sé qué hacía M pero cuando terminé le recordé qué era lo que habíamos ido a buscar.
Recorrimos las mesas de los libros destacados y no encontramos nada. Supusimos que podía compartir el espacio con Carmen Barbieri y no. En la misma mesa había libros de arte (!). Más adelante encontramos otra mesa en la que sí debía estar, a juzgar por los títulos y autores que había ahí: "Quiero un novio" de Lorena Bassani, la copia forzada de Ciega a Citas, un libro del Bambino Veira, el del excelentísimo (?) Luis D'Elía y, creo, uno escrito por Roberto Piazza. ESA era la mesa de Cumbio pero tampoco estaba ahí. Ni siquiera se encontraba en el expositor de libros más vendidos. Nos rendimos y nos sumergimos un buen rato en el sector de arte, diseño y arquitectura.
Cuando volvimos a la realidad M me dijo "vamos a la otra que seguro tiene que estar". Pero no estaba hablando de Cumbio sino de un libro de arte contemporáneo que tuviera imágenes de unos artistas de los que habíamos estado hablando. Para ese momento Cumbio ya no nos importaba.
Entramos a la librería, revisamos las mesas de adelante: autoayuda, cocina, novela latinoamericana... y en una mesa sin catalogar, ahí, junto con D'Elía, Piazza, el Bambino y no sé quienes más, lo encontramos: como cinco ejemplares de "Yo Cumbio" para deleite de curiosos. No tardamos ni un segundo en hojearlo y detenernos en algunas partes que nos llamaban la atención: agradece a todos. A sus amigos, a sus papás, a su hermano, a su editora... creo que no le agradeció a los correctores del libro que deben haber trabajado más con eso que en toda su vida.
Seguí pasando las hojas y vi la transcripción de un mail en el que le contaba a sus amigos que iba a sacar su propio libro. Primero pensé "esto es demasiado" porque creí que iban a transcribir todos sus posts en el fotolog y me pareció una burla de mal gusto. Pero no. Aunque no deja de ser de mal gusto, no es exactamente así.
Cumbio empieza con un "Click ¿salí bien?" y, por lo que pude agarrar y retener, cuenta cómo fue su iniciación en el mundo flogger y tira cosas que entrelineas se leen como "yo tenía fotolog antes de que se pusiera de moda" y todo lo demás, supongo, transcurre en forma de autobiografía de, ponele, doscientas páginas. Demasiado para mi gusto y demasiado para una figurita tan nueva, efímera y fugaz que, además de impresentable, es vergonzoso que por unas fotos personales, haya quedado inmortalizada en un libro.
"Esto es demasiado para mi", le dije a M y nos fuimos a revolver la sección de arte. Por suerte encontramos a los artistas que habíamos ido a buscar porque me hubiera puesto muy triste que la entrada a ese lugar hubiera quedado justificada con el libro de Cumbio


JES

8 comentarios:

M. (Una Ramera) dijo...

igualmente cumbio dijo el nombre de su ghost writer. digamos, no es ningún secreto que no lo escribió ella.

yo leí el primer capítulo bajado de internet no me acuerdo de qué página. me pareció super aburrido, pero supongo que es porque no soy flogger ni seguidora de cumbio!

Minerva dijo...

Cuando saquen libros gente llamada "reggaetonio" o "cuartetio" empeza a preocuparte

El Conurbano dijo...

los éxitos literarios del verano porteño son los libros de Cumbio, Stamateas, y Esteban Schmidt. Que bien que anda la Ciudad de Buenos Aires, che.

Santa Pipona dijo...

así estamos m'hijo!somos lo que consumimos(?)





Dos: Ud no será una botella de cerveza?

natanael amenábar dijo...

- Debe ser difícil para vos pasar del lenguaje del fotolog al del libro: en lugar de una línea vas a tener que escribir mil...

- Pero yo no lo escribo. Lo hace un escritor fantasma. Viste cómo se hace ahora: te ponen a un periodista que te entrevista y te hace hablar de educación, de política, de la juventud, de internet. Con eso hace el libro que firmo yo.

- ¿Y quién te hace la entrevista?

- Javi Sinay, un re capo. Él me hizo la primera entrevista, en la revista Rolling Stone, y quedamos conectados. En la editorial me preguntaron con qué periodista me llevaba bien y yo lo elegí a él.

Jes dijo...

O sea que es una estafa.
Sinceramente, a mi no me importa, pero si lo que dice Natanael es cierto, ese libro no es más que una estafa con todas las letras.

El libro está escrito en primera persona y en la portada no dice que el autor sea ese tal Javi Sinay, los pibes lo compran porque lo escribió Cumbio pero resulta que no lo escribió Cumbio... eso es una estafa.

Dos dijo...

M-Ramer, quiero olvidarme ya que alguien tan capa como Ud leyó algo de eso.
Beso

Minerva, no me preocupa. Me da lástima por ellos (?)
Beso

Conurbano, no oyó que MM dijo que la cultura era su mayor preocupación ??
Abrazo

Santa Pipona, exacto. Somos lo que consumimos. Legal o ilegal?
Jejej
Beso

Natanael, un honor para este modesto espacio su visita.
Y el repor a la Srta. es cabal muestra de su impunidad comunicacional. La culpa no es del flogger sino del que le vende la cámara (?)
Abrazo

Jes, Ud es la autora del post y no lo sabe ???
Pero cucheme,...y el rigor de la investigación periodística que me prometió ???
Aprendió en Clarín o en TN semajante conducta ??
Y no me llore ehhh (modo Gerardo S. ON)
Beso

M. (Una Ramera) dijo...

jes: con respecto a lo que decís de la estafa, te diría que te sorprenderías muchísimo (pero muchísimo) si supieras la cantidad de libros que están escritos por un ghost writer, y no por el que aparece como autor en la tapa.